martes, 7 de febrero de 2012



El consejero tiene un papel de extrema importancia en el trabajo de la E.B.I, pues él será el responsable por todos los niños que saldrán de la escuelita.

Su lucha consistirá en no dejar con que los adolescentes se ilusionen y se dejen influenciar con el colorido de este mundo.

Los adolescentes son influenciados fácilmente por un amiguito en la escuela, por un artista de televisión, por un estilo de moda, entre otros… Pero aquel Consejero que consigue hacer de Jesucristo la influencia de sus adolescentes, alcanzo su meta.
Si el adolescente llega a sala y encuentra a un consejero que no lo entiende, él no tendrá motivos para quedarse. Él necesita de alguien que hable la misma lengua que él.

En días pasados, en la clase, los adolescentes llegaron hablando de un grupo musical que está siendo “el bum” del momento…Yo quede sin entender el porqué de tanta agitación y cuando llegué a casa fue para investigar sobre el tal grupo musical. En la otra clase, mientras tomábamos las onces entré en el asunto y empezamos a discutir al respeto. Empecé a criticar la ropa que usan, el corte de pelo y los adolescentes empezaron a reírse y concordaron conmigo. Percibí que necesito mantener ese acercamiento con ellos. No simplemente decir: - ¡Cuidado con eso! ¡Eso es del diablo! Pero conocer y dejar con que ellos mismos, saquen sus propias conclusiones.

Ese ministerio es muy importante, pues es exactamente cuando los adolescentes, irán a colocar en práctica todo lo que aprendieron en la escuelita, pues dejarán de preguntar: - ¿Por qué? Y pasarán a pregunta: -¿Por qué no?.

En el próximo post hablaremos sobre el ministerio del consejero…
Reacciones:

2 comentarios:

  1. me gusta mucho att kennedy iglesia universal casa de dios

    ResponderEliminar
  2. miles de besos tia alexandra de kennedy grasias portus consejos

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Datos personales

Mi foto
Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él. (Lucas 18.16-17)

Seguidores